Medicamentos para tratar el elemento ácido del reflujo gastroesofágico

Existen cuatro tipos principales de medicamentos para tratar el elemento ácido del reflujo gastroesofágico. En orden creciente de eficacia, son los antiácidos, los alginatos, los antagonistas H2 y los inhibidores de la bomba de protones.

Consulta con tu médico si necesitas utilizar cualquiera de estos medicamentos con frecuencia.

1. Antiácidos

Actúan de manera inmediata sobre el exceso de ácido. No evitan que se produ

Medicamentos para el reflujo gastroesofágico

zca un exceso de ácido.

Estos medicamentos neutralizan el ácido. Lo más habitual es que sean bases, compuestas de carbonato cálcico o bicarbonato sódico. Un ejemplo habitual es el Rennie.

Por lo general, se produce la siguiente reacción:

NaHCO3 + HCl → NaCl + H2O + CO2

El bicarbonato sódico y el ácido clorhídrico producen cloruro sódico (sal), agua y dióxido de carbono.

2. Alginatos

El Gaviscon es un líquido blanco lechoso que flota sobre el contenido del estómago igual que el aceite sobre el agua. Así se reduce la posibilidad de que se produzca reflujo y se ofrece una película protectora temporal para el esófago inferior. Además, lleva un componente de antiácido que neutraliza el ácido. (Actualmente también existen medicamentos genéricos en esta
categoría.)

3. Antagonistas H2

Los antagonistas de los receptores de la H2 bloquean en esos receptores las señales de la histamina que le indican al estómago que produzca ácido. Este efecto no es el mismo que el de la antihistamina, que bloquea otros receptores de la histamina.

El antagonista más común es la ranitidina, y el nombre de la marca comercial es Zantac, pero existen otras alternativas, como se muestra en la tabla a continuación.

Estos medicamentos trabajan de forma proactiva para reducir la cantidad de ácido en lugar de funcionar como un antiácido instantáneo. A menudo se pautan para tomarse por la tarde y así reducir el reflujo ácido durante la noche.

 

Nombre Nombre comercial Dosis*
Ranitidina Zantac  300 mg
Famotidina Pepcid 10 mg
Cimetidina No se comercializa en España  
Nizatidina No se comercializa en España  

(Otros antagonistas H2: Lafutidina, Lavoltidina, Niperotidina, Roxatidina.)


4. Inhibidores de la bomba de protones (IBPs)

Son los medicamentos más eficaces para reducir la producción de ácido. Su funcionamiento consiste en detener la creación de algunas de las células (las bombas de protones) que producen ácido en el estómago.

Existen varios inhibidores, cuyos nombres se muestran en la tabla a continuación.

La dosis equivalente que se muestra es la “dosis de mantenimiento” aunque puede que la dosis inicial sea más elevada. Se trata de medicamentos proactivos y alcanzan su máxima eficacia tras tomarlos durante varios días. No neutralizan el ácido que ya se ha producido.

Nombre  Nombre comercial Dosis*
Omeprazol Ulceral  20 mg
Lansoprazol Pepticum 30 mg
Pantoprazol Anagasta pantecta 40 mg
Rabeprazol Pariet 20 mg
Esomeprazol Nexium 20 mg**
Dexlansoprazol   30 mg

(Otros IBPs: Ilaprazol, Picoprazol, Tenatoprazol, Timoprazol)


 

*Las dosis que se presentan aquí pueden no ser equivalentes a la dosis de administración. No debe asumirse que la dosis indicada aquí sea la dosis segura. Puede variar según la edad y la constitución del paciente.

**AstraZeneca (productora del medicamento) afirma que el esomeprazol de 40 mg equivale al omeprazol de 20 mg, y en ensayos patrocinados por AstraZeneca se observa que 40 mg de esomeprazol son más eficaces para la reducción de producción de ácido que 20 mg de omeprazol. [a-vi] Otro estudio, publicado en febrero de 2015 [a-vii], también comparaba el esomeprazol de 40 mg con el lansoprazol de 30 mg y el pantoprazol de 40 mg, y afirmaba en sus conclusiones que “el esomeprazol era más eficaz”. Una investigación financiada por Reckitt Benkiser (fabricante del Gaviscon) observó que el Gaviscon no era menos eficaz que la dosis estándar de omeprazol en un período de 24 horas. [a-viii].

Se muestran los nombres comerciales más comunes, aunque pueden existir otras marcas a la venta en España y en otras partes del mundo.

Distintas investigaciones han demostrado que todos los IBPs son igualmente eficaces (a pesar de que las empresas farmacéuticas traten de hacernos creer lo contrario), aunque algunos pacientes pueden mostrar mejor tolerancia a unos que a otros. [a-iv][a-v].