Disfagia

Las dificultades para tragar (disfagia) pueden atribuirse a varias causas. Si se experimentan dificultades al tragar es necesario acudir al médico para una evaluación inmediata.Estos problemas pueden estar causados por enfermedades que causan alteraciones cerebrales, como el Parkinson, la esclerosis múltiple o la enfermedad de la motoneurona; por disfunciones musculares causadas por un ictus; por acalasia, en la que el esfínter esofágico inferior no se relaja lo suficiente; o por estenosis o estrechamientos del esófago causados por un tumor.

Las dificultades para tragar suelen diagnosticarse o investigarse mediante una esofagografía, que consiste en beber una solución o papilla de bario, que es levemente radioactivo, y comprobar su avance mediante radiografías.

Autoayuda

El proceso de la deglución puede favorecerse al cortar la comida en trozos pequeños, tomar bocados pequeños, masticar bien los alimentos y mantener una postura erguida mientras el bolo alimenticio atraviesa el esófago. Beber agua con gas también puede ayudarnos a tragar.

Si la comida permanece más de 10 minutos atrapada en el esófago, es necesario buscar ayuda médica. Las estenosis son estrechamientos del esófago, y pueden deberse a muchos factores. En su mayor parte son benignas, y pueden ser un intento del cuerpo por reducir el reflujo, o estar causadas por las lesiones esofágicas de la esofagitis, por una hernia de hiato o por un esfínter esofágico inferior disfuncional (acalasia), como se describe a continuación.

En algunos casos, las estenosis pueden estar causadas por un tumor. Las estenosis pueden tratarse mediante dilatación, como se describe más adelante, o en algunos casos puede colocarse un stent o malla extensible para mantener abierto el esófago. El anillo de Schatzki (mostrado en la imagen) es un estrechamiento de la capa mucosa o muscular en el esófago inferior que causa dificultades para tragar. Aunque se desconoce su causa, se cree que se produce como resultado del reflujo gastroesofágico [c-x], aunque los factores congénitos también podrían estar involucrados.

La acalasia (o cardioespasmo) es una complicación relativamente poco frecuente en la que el esfínter esofágico inferior no se abre correctamente para permitir que el alimento llegue al estómago. Se desconoce la razón por la que algunas personas la padecen, aunque es probable que se deba a que los nervios de la pared del esófago se encuentren dañados, quizás por el ataque de un virus en etapas tempranas de la vida.

Estas son algunas de las alternativas de tratamiento para la acalasia: Pueden recetarse medicamentos para relajar los músculos. Por lo general se disuelven bajo la lengua media hora antes de las comidas. Sirven para relajar temporalmente la presión del esfínter esofágico inferior, pero no son una solución a largo plazo.

Las inyecciones endoscópicas de Botox (toxina botulínica) en la musculatura del esfínter esofágico lo relajan y tienen una duración de entre unos pocos meses y un año. La dilatación de la unión gastroesofágica para aumentar la apertura puede conseguirse con dilatadores de mercurio (un cilindro de goma que se inserta a ciegas en la base del estómago o un globo que se implanta con la ayuda de un endoscopio y que se infla cuando llega al punto deseado). Aunque a menudo se recurre a stents tras una dilatación para mantenerla abierta en varios puntos del cuerpo, no se recomienda su uso en el EEI.

La miotomía es un proceso quirúrgico que a menudo se ejecuta por vía laparoscópica (cirugía de “ojo de cerradura”) para retirar las fibras musculares que no consiguen contraerse. Este procedimiento ofrece una solución permanente, pero pueden producirse complicaciones. La miotomía endoscópica por vía oral (POEM, por sus siglas en inglés) es una nueva técnica que se encuentra actualmente en fase de evaluación y en la que este procedimiento quirúrgico se lleva a cabo a través de un endoscopio.

Una de las complicaciones de cualquier tratamiento para la acalasia es que promueve el reflujo ácido por la necesidad de mantener relajado el EEI. A menudo se efectúa una funduplicatura al mismo tiempo que la miotomía (véase el capítulo sobre funduplicatura).