Las estatinas pueden reducir el riesgo de cáncer de esófago