Se identificó la "célula de origen" para el esófago de Barrett

Los investigadores han descubierto que el esófago de Barrett comienza en un área previamente desconocida de células únicas en el revestimiento del conducto del alimento. Esperan que el descubrimiento conduzca a una mejor detección y tratamiento de la enfermedad, que puede conducir al cáncer de esófago. tratamiento-esofago-barrett Un informe sobre el estudio, que fue dirigido por un equipo del Centro médico de la Universidad de Columbia (CUMC) en la ciudad de Nueva York y publicado en la revista Nature, describe cómo utilizaron ratones y tejido humano para identificar la "célula de origen" para el esófago de Barrett. En el esófago de Barrett, parte del tejido que recubre el esófago, o el tubo que lleva los alimentos desde la boca hasta el estómago, se transforma en un tejido que es más parecido al que recubre los intestinos. Esto se puede sentir como ardor de estómago y dificultad para tragar los alimentos. La mayoría de los casos surgen de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), una afección crónica en la que el ácido del estómago regurgita en la parte inferior de la tubería de alimentación. En una pequeña proporción de casos, el esófago de Barrett puede convertirse en un raro cáncer llamado adenocarcinoma esofágico. Aunque el cáncer es raro, es la forma más común de cáncer de esófago.

 

Se necesitan mejores exámenes y tratamiento

La incidencia del adenocarcinoma esofágico ha aumentado rápidamente en los Estados Unidos en las últimas décadas. Pero desafortunadamente, esto no ha sido igualado por una mejor detección y tratamiento. Al igual que con otros cánceres, la detección temprana es la clave para prolongar la supervivencia en el cáncer de esófago. En la actualidad, menos del 20 por ciento de los pacientes sobreviven más de 5 años después del diagnóstico. Los científicos que exploran los orígenes del esófago de Barrett han presentado modelos basados ​​en al menos cinco tipos de células diferentes. Jianwen Que y sus colegas creían, por lo tanto, que la "célula de origen" para el esófago de Barrett todavía estaba esperando ser descubierta.

 

La unión gastroesofágica

Los investigadores comenzaron su investigación criando ratones genéticamente modificados para desarrollar el esófago de Barrett, y luego examinando el área donde el conducto de alimentación se une al estómago. Esta área, llamada unión gastroesofágica, es donde se produce el tejido anormal que es típico del esófago de Barrett. Aquí, en la unión gastroesofágica, el tejido que recubre el tracto digestivo, o el epitelio, cambia gradualmente al acercarse al estómago desde el conducto de comida hasta el intestino. En este "epitelio de transición", los tipos de células pasan de "células de epitelio escamoso estratificado" a "células simples columnares". El Profesor que explica que, si bien el examen reveló que todas las "células conocidas en este tejido se mantuvieron iguales", el equipo encontró "una zona previamente no identificada poblada por células progenitoras basales únicas". Las células progenitoras son células madre que acaban de comenzar a diferenciarse. Al igual que las células madre, todavía tienen el potencial de convertirse en diferentes tipos de células, pero ya han comenzado el camino que conducirá a un tipo de tejido en particular.

 

'Célula de origen' para el esófago de Barrett

En la siguiente fase del estudio, el equipo utilizó un método llamado "rastreo de linaje" para averiguar si las células progenitoras únicas que descubrieron pueden convertirse en el esófago de Barrett. Utilizaron varios modelos de ratón para mostrar cómo los cambios genéticos o la exposición al reflujo de ácidos biliares pueden causar el crecimiento de las células y dar lugar al esófago de Barrett. Los investigadores también replicaron estos hallazgos en "organoides" cultivados a partir de células progenitoras basales únicas tomadas de las uniones gastroesofágicas de ratones y humanos. Los organoides son masas de células que se cultivan en el laboratorio y que tienen muchas de las propiedades tisulares de los órganos. En un artículo adjunto, los expertos comentan que los hallazgos establecen la etapa "para investigar si el epitelio de transición es el único origen" del esófago de Barrett, y "qué papel tiene este tejido en la progresión del cáncer de esófago".

 

Ahora que conocemos la célula de origen del esófago de Barrett, el siguiente paso es desarrollar terapias que se dirijan a estas células o las vías de señalización que se activan por el reflujo ácido - Prof. Jianwen Que

 

Fuente: https://www.medicalnewstoday.com/articles/319729.php