Dispositivo globo tragable que detecta el esófago de Barrett

Se trata de un pequeño dispositivo que los pacientes puedan tragar en cualquier entorno ambulatorio sin estar bajo sedación que debería permitir la detección más temprana del esófago de Barrett (BE), y así prevenir el desarrollo de adenocarcinoma esofágico (EAC), que puede surgir de estas lesiones premalignas. El dispositivo, que es aproximadamente del tamaño de una píldora de vitaminas, podría usarse para el cribado, en lugar de la endoscopia más invasiva, dicen los investigadores. Podría ser utilizado como una prueba de "una sola vez" fácil y económica, que los médicos pueden utilizar para evaluar a todos los pacientes mayores de 50 años, sugieren los investigadores.

 

deteccion-esofago-barrett

 

"Nuestra comprensión actual es que los adenocarcinoma esofágicos, prácticamente todos surgen del esófago de Barrett", dijo a Medscape Medical News el autor principal Sanford Markowitz, MD, PhD, profesor de genética del cáncer de Ingalls, Case Comprehensive Cancer Center, Case Western Reserve University, Cleveland, Ohio. Deberíamos ser capaces de evitar que la mayoría de los EAC se desarrollen. - Dr. Sanford Markowitz "Si pudiéramos identificar a todos con esófago de Barrett, y resecar o extirpar el BE cuando presente displasia, deberíamos poder evitar que la mayoría de los adenocarcinoma esofágicos se desarrollen", agregó. La incidencia de EAC ha "aumentado constantemente" en el pasado reciente, y el cáncer de esófago todavía se asocia con un mal pronóstico, señalan los autores. Los pacientes con mayor riesgo de esófago de Barrett son los hombres blancos mayores de 50 años que tienen acidez estomacal persistente. Por lo general, para confirmar el diagnóstico de estos pacientes de alto riesgo, los médicos realizan una endoscopia y una biopsia de la lesión. "Si la biopsia muestra cambios para convertirse en un cáncer franco, entonces el Barrett se puede extraer mediante endoscopia mediante un proceso llamado resección endomucosal", explicó el Dr. Markowitz. Alternativamente, las lesiones pueden quemarse con ablación por radiofrecuencia o congelarse mediante crioablación. El nuevo dispositivo, que es menos invasivo que la endoscopia, podría usarse para evaluar a todas las personas mayores de 50 años, en lugar de solo a pacientes con alto riesgo, sugieren los investigadores. El equipo está buscando activamente socios que puedan ayudarlos con el desarrollo comercial y la distribución de su ensayo. Se esperan ensayos nacionales y multicéntricos en algún momento de este año.

 

Desarrollando el dispositivo detección esófago de Barrett

Al desarrollar el nuevo dispositivo, el equipo primero realizó un ejercicio de selección de todo el genoma para identificar biomarcadores de metilación del ADN que significarían la presencia de esófago de barrett a través de un ensayo molecular. A partir de este examen, identificaron dos biomarcadores, CCNA1 y metilación del ADN VIM. Probaron la validez como biomarcadores para BE en cepillados citológicos tomados del esófago distal de 173 pacientes que tenían Barrett, o que no lo tenían. Utilizando el análisis de secuenciación de bisulfato, los investigadores mostraron que los ensayos de citología molecular de estos cepillados podrían detectar esófago de Barrett y adenocarcinoma esofágico con una sensibilidad y especificidad superior al 90%. Luego desarrollaron un novedoso dispositivo de detección no endoscópico: un globo encapsulado tragable diseñado para muestrear el esófago distal en menos de 5 minutos. El dispositivo es una cápsula tragada de 16 × 9 mm unida a un catéter de silicona de 2,16 mm. Después de tragarlo y administrarlo al estómago, el balón se infla. Luego se retira suavemente hacia atrás a través del esófago distal, donde recoge el ADN de la superficie epitelial. "Luego, el balón se desinfla e invierte de nuevo a la cápsula, protegiendo así la biosecuencia adquirida de una mayor dilución o contaminación en el esófago y la orofaringe proximales", explican los autores. El ADN se extrae posteriormente del interior del dispositivo y se realiza un análisis molecular.

 

Dispositivo de muestreo probado

El dispositivo se probó en 156 personas que debían someterse a una esofagogastroduodenoscopia. La mayoría de los participantes eran hombres (71%) y blancos (83%); la edad promedio de los pacientes fue de 64,1 años. De los 156 pacientes, 28 (18%) no pudieron tragar el dispositivo y 128 (82%) pudieron hacerlo. Entre aquellos que tragaron el dispositivo, hubo pocos o ningún informe de ansiedad, dolor o asfixia. Solo se informaron niveles bajos o intermedios de náuseas. "En promedio, el balón llegó al estómago en 3,3 minutos con excelente tolerancia en el 72% de los casos", informaron los autores. Es importante destacar que, de los 128 globos sometidos a análisis molecular después del ensayo de deglución, se encontraron cantidades adecuadas de ADN en el 91% de las muestras. "En muestras de balón de 86 individuos, las pruebas de CCNA1 más la metilación del ADN VIM detectaron metaplasia esófago de Barrett con 90.3% de sensibilidad y 91.7% de especificidad", informaron los investigadores, un rendimiento que era casi idéntico al encontrado cuando se analizaron muestras de cepillado citológico, agregaron . "Este estudio sugiere que la combinación de un dispositivo de muestreo basado en balón con secuenciación de bisulfato de los loci VIM y CCNA1 proporciona un procedimiento de detección altamente sensible y mínimamente invasivo que podría ser clínicamente útil para la detección de esófago de Barrett", concluyeron los investigadores.

 

Fuente: Artículo